Historia de Fustiñana

+

Existió probablemente un poblamiento en época de romanización denominado "Villa Faustiniana", según parece dar a entender el topónimo.

Conquistado por Alfonso El Batallador a la vez que Tudela y resto de la Comarca (1119), el rey García Ramírez dió la Villa a la Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén (1142), pasando a ser una de sus encomiendas (1189).

El Señorío sobre la villa fue ejercido por los Priores Sanjuanistas, que designaban alcaldes ordinarios. La situación se mantuvo hasta el siglo XIX.

Arte Religioso:

+

Tuvo su iglesia dedicada a los Santos Justo y Pastor; en su honor continúan celebrándose las fiestas patronales el 6 de agosto.  La parroquia está actualmente dedicada a la Asunción, cuya imagen preside el culto desde el magnífico retablo mayor plateresco del siglo XVI.  EN ella se abre una capilla barroca dedicada a Nuestra Señora de la Peña, patrona de la Villa; para ella  construyó Domingo de Alzo, cantero guipuzcoano, nueva capilla por los años 1596-97, y Bernal de Gabadi, escultor guipuzcoano avencidado en Tudela, las “Andas de Nuestra Señora de la Peña”, doradas y pintadas  por el maestro Juan de Lumbier.  Gabadi labró igualmente el nuevo retablo para la imagen, que durante el siglo XVII acostumbraban a sacar en la procesión del Corpus.

 

Evolución de la población:

Fustiñana presenta a nivel general una tendencia poblacional creciente durante el último siglo, que le permite alcanzar en el año 2010 una población de 2.598 personas.


El crecimiento poblacional del municipio se acentúa a finales de la década de los años noventa y principios del Siglo XXI, gracias a la llegada de población inmigrante de nacionalidad extranjera y al aumento de las tasas de natalidad.


La población extranjera que reside en Fustiñana asciende a 300 personas, representando el 11.48% de la población total del municipio. Siendo sus principales lugares de origen Bulgaria, Ecuador y Marruecos.

evolución